miércoles, 24 de julio de 2013

Storytelling: como lo cuento pero...¿que cuento?

A lo largo de estos post sobre storytelling estoy dándole vueltas a las formas de contar historias de un modo visual que enganche a la audiencia. Este enganche visual viene dado por asumir un reto interesante como el de hacer tus propios dibujos. Sepas o no dibujar, da lo mismo, son tus dibujos y es tu historia. Pero hay otro aspecto que tenemos que tener en cuenta a la hora de construir nuestras pequeñas historias, , se trata de la propia historia.
En este tema considero importantísimo el dar con un argumento, con un hilo conductor y así lo contaba en el post anterior sobre los guiones. Buscando buscando me he acordado de uno de los recursos más interesante que he encontrado en relación a esto. Se trata de practicar sobre la improvisación. Al improvisar en el coche mientras conducimos, cuando pensamos en nuestras historias, nuestro "disco duro "  tiene que poder llenarse de recursos y de giros narrativos, y como alimentarlo?, como encontrar nuevos recursos? con un simple juego; Los storycubes
.
 Se trata de una marca de juegos de dados para improvisar historias de un modo rápido y fácil. Nueve dados con un pequeño pictograma en cada una de sus caras. Al lanzar los dados, hay que construir una pequeña narración con cada uno de los ingredientes que obtenemos al azar.
El azar puede aportar recursos de guión asombrosos, dado que nos motiva y nos hace repetir dos teorías muy comunes
1- la teoría "ya que el pisuerga pasa por Valladolid" se trata de intentar hacer casar cualquier concepto o con otro, porque si, porque te toca.
2- En perspectiva la teoría  del "Punto Gordo" toda intersección de líneas pasan por un punto, siempre que este sea lo suficiente mente gordo...
 Se trata de construir una historia que si o si tiene que contener una serie de ingredientes, de componentes que son protagonistas , o actores secundarios, elementos bisagra , o puntos de inflexión.
Se me ocurre una aplicación más directo a nuestras necesidades

Una manera de diseñar nuestras propias piezas de Story cubes. Para ello necesitaremos nuestra propia piedra rosseta. con nuestros recursos y dibujos, seleccionamos aquellos que pueden ser descriptivos de nuestra actividad y finalmente con ellos, creamos nuestros propios dados temáticos. Es verdad que la papiroflexia es complicada pero un cubo , creo que lo puede hacer cualquiera, o si no, podemos borrar unos dados y re interpretarlos con nuestros dibujos. No se trata de escribir desde la improvisación nuestro mensaje, se trata de refrescar con nuevos giros entre nuestros recurso narrativos y ayudarnos para ello desde lo visual.
Nuevos recursos para explorar nuestra creatividad. Yo mis dados ya los tengo y pasarán a formar parte de mis herramientas habituales de trabajo.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada